martes, 2 de julio de 2013

CABARET

Inicio esta entrada con la escena más famosa de esta película (1972). 




Lo primero y más importante es situarnos en el momento histórico en el que se inspira el libro, Adiós Berlín de Christopher Isherwood y la película, dirigida por Bob Foose. 

La Primera Guerra Mundial finalizo en 1918, ya han pasado los locos años 20 y el Carck del 29. La película se centra a principio de los años 30 y nos narra la historia de amor entre la bailarina de un local nocturno y un estudiante de Cambrige. Fue por entonces cuando los nazis tuvieron su auge con el ascenso del partido nacionalista obrero alemán al gobierno.   


En el mundo del arte estaban con las Vanguardias iniciadas antes de la Primera Gran Guerra. No obstante, en uno de los números musicales podemos ver perfectamente la obra del aleman Otto Dix "Retrato de Silvia Von Harden" (1926). A este artista se le incluye en el movimiento Neue Sachlichkeit o Nueva Objetividad. Esta nueva línea de creación supuso el retorno de la figuración a Alemania, tras el expresionismo cuando se inicio una línea de abstracción con Kandinsky, y una técnica más cuidada. La verdad es que ambos movimientos comparten su presencia en varios ámbitos culturales.  

Dos de sus principales características fueron su fuerte contenido político y el gran sentido de crítica social. La guerra fue el tema por excelencia ya que todos los pintores lo reflejaran en algún momento. Pero no sólo realizaron escenas bélicas también plasmaron la ciudad abordando el tema humano con un gran pesimismo y crueldad. De todos los puntos de vista desde lo que podían tratar las urbes decidieron centrarse en los vicios, como las prostitutas o los traficantes. Como en este caso podemos observar el retrato y el autorretrato también formaron parte de su producción artística, las fisonomías de los retratados destacan por su precisión, por el detallismo del dibujo y por un colorido vivo. El movimiento fue consagrado en 1925 con su primera exposición en Manheim. 




Otto dix nació y estudió en Dresde. Se vio influenciado por impresionistas, cubistas, futuristas y dadaístas. Luchó en la Primera Guerra Mundial y por ello en varias de sus obras reflejó los horrores de la guerra. La obra que nos ocupa es un retrato de una periodista e intelectual situada en el Café Romano, lugar dónde la comunidad artística de Berlín se reunía en los años 20. Podemos entender este retrato como un reflejo de la mujer liberada de los años 20. Pero al mismo tiempo, creo que se caricaturiza a la figura ya que podemos observar la estética de lo feo mostrando la decadencia del mundo intelectual berlinés de la posguerra.  



Os dejo el vídeo en dónde aparece esta pintura y debajo la foto de Sylvia Von Harden. 






Alemania vivió un momento de recuperación tras la crisis y el ascenso del partido nazi al poder. En 1936 llegaron a ocupar el territorio de Renania, quizá por inocencia o por falta de interés el resto de países no hicieron nada. Yo sinceramente creo que fue una declaración de intenciones y tras la Primera Guerra Mundial deberían haber hecho caso de un gesto así, pero ya fuese por la crisis o por falta de interés no hicieron nada. Es más, ese mismo año bajo el poderío nazi se celebraron en Berlín los Juegos Olímpicos. Pero la película se centra en un ambiente más decadente y deprimido. Es una película bastante oscura en lo que al uso de la luz se refiere, en ella, se plasma habitaciones muchas veces cargadas de humo lo que desde mi punto de vista dota al conjunto de un aire misterioso y triste. 


Quizá el éxito del genero del cabaret radico en la crítica burlesca que hacían de la sociedad del momento que les ayudaba a distanciarse de ese sentimiento de horror que tenían. Jugaban con la política, el sexo, la ambigüedad sexual y otra serie de elementos, todo ello acompañado de baile, música y alcohol. El periodo que refleja el film, la República de Weimar, es el más interesante porque fue cuando mayor éxito tuvo gracias a la libertad de la que gozaban los ciudadanos por la cual se sentían cómodos a la hora de criticar, desde un sentimiento pesimista, el momento histórico que les había tocado vivir. De hecho, el Cabaret se trato de un modo de examinar de la forma más descarnada al gobierno y a la sociedad que había sido capaz de llevar a cabo el horror de la Primera Guerra Mundial. Aunque alcanzo las cotas del éxito más altas en Berlín, tuvo lugar en otros países y lo más importante, fue motivo artístico para varios pintores como Tolouse Lautrec, George Seurat o el propio Otto Dix. 


Metrópolis, Otto Dix 1928

Para que os hagáis una idea de la importancia que tenía estos sitios no sólo a nivel de espectáculo sino como lugar de encuentro, os pongo el ejemplo del Cabaret Voltaire, lugar en dónde se reunián dos grupos de artistas en Zurich. Fue fundado por Hugo Ball en 1916. Allí los Dadas y los surrealistas, charlaban y teorizaban sobre su arte. Este último grupo, es considerado como la evolución y la culminación del arte dada. Pero poco a poco el lugar se abandono hasta que hace unos años un grupo de neo-dadas liderados por Mark Divo okuparon el edificio y durante varios meses celebraron reuniones culturales dónde participó gran parte de la sociedad. Finalmente, fueron expulsados. Hoy en día este famoso Cabaret ha sido convertido en el museo Dada de Zurich. 




1920-30 Cabaret Winter Garten. 

En estos lugares se movía toda la élite intelectual y allí es dónde estaba la vida de la ciudad. Pese a todo el éxito que pudo tener en la capital alemana, la palabra Cabaret tiene origen francés. Pese a ello no hay ninguna duda de que Berlín se convirtió en la capital mundial de este entretenimiento. Aunque con la llegada de Hitler al poder el ambiente se volvió muy tenso debido a la falta de libertad que supuso el poderío nazi. Como consecuencia, muchas personas fueron sometidas a persecuciones y encarcelamientos. Por este motivo, la mayoría de la élite intelectual de momento, no sólo miembros del cabaret también pintores o escritores, por su ideología política, su arte o su relación con los judíos huyeron de su país natal. Con ellos el cabaret rompió fronteras y obtuvo su momento máximo de esplendor a nivel internacional. El cambio fue notable de actuar en unos cafés pequeños y oscuros de Berlín a tener cabida en los mejores hoteles de Londres, New York o París. De hecho fue entonces cuando comenzaron a tener orquesta y pista de baile.


Se trato de un espectáculo que aún hoy en día tiene cabida en teatros de todo el mundo y aunque no he tenido el lujo de poder asistir en directo a ninguno me conformo con ver a Liza Minneli cantando y bailando en esta maravillosa película en la que yo creo que se refleja muy bien ese trocito de la historia. 




Os dejo una parte del documental de la BBC que habla en profundidad sobre este tema tiene subtitulos, pero dejan bastante que desear. Arriba esta la parte pongo una de las partes en la que se entrevista a Liza Minneli. Además, os dejo el enlace para que lo podáis ver por completo son unos seis vídeos. Además dejo unos enlaces de otros blogs en los que hay unas fotografías muy interesantes sobre la época. La mayoría no tienen título pero aún así merece la pena echarle un vistazo. 

https://www.youtube.com/watch?v=nbXKJ702aFY&list=PL72C54EA1BDC6CD51

http://variosdesvelos.blogspot.com.es/2010/12/el-cabaret-aleman.html


http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/04/un-burdel-gay-llamado-eldorado-en.html





Blogging tips